Cajones flamencos y cañas rocieras

Cajón flamenco negro profesional - La Perú

Ficha catálogo PDF
Cajón flamenco negro profesional - La Perú Ref.: 505724007
  • Precio: 273.00  €  (Sin IVA)

  • Salida de almacén en 10 días laborables

  • Precio total:

        DESCATALOGADO

Cómo comprar este producto

Para comprar, introduzca la cantidad deseada del producto y pulse sobre el icono del carrito o sobre la palabra COMPRAR.
A continuación visualizará los artículos que tiene en su carrito de compra.

Cajón flamenco fabricado con madera de haya de alta calidad. Incluye tapa de raíz de nogal tintada en negro translúcido y tiene un bajo más seco que el modelo natural, profundo, y un buen chasquido. Incluye una funda de nailon, acolchada en el interior, para proteger el cajón de golpes durante el transporte.


Medidas:

50 x 30 x 30 cm

Quien compró este producto también compró:
  • Funda cajón percusión

    Funda cajón percusión
    (24.600 €)-(28.85 USD)

  • Método de cajón del nuevo flamenco - Dvd - Pal

    Método de cajón del nuevo flamenco - Dvd - Pal
    (23.940 €)-(28.07 USD)

  • La percusión en el flamenco (libro + CD).Nan Mercader

    La percusión en el flamenco (libro + CD).Nan Mercader
    (13.460 €)-(15.79 USD)



Comentarios

Deja un comentario

Quiero recibir avisos de nuevos comentarios
Enviar

Comentario FlamencoExport

  • La Caña es un instrumento de acompañamiento para el baile y el cante flamenco.

Consejo FlamencoExport

  • El Cajón es el Rey de la percusión flamenca, es el mejor complemento de la guitarra, sobre todo para el baile.

    El Cajón y su Origen. 
    El origen del instrumento es afroperuano, es decir que fue creado por los negros esclavos en el Perú, durante la colonización española, debido a la prohibición que pesaba sobre ellos para ejecutar sus tambores. El uso de los tambores fue prohibido por la Iglesia Católica por considerarlos paganos.

    Migración del cajón peruano hacia Europa
    La difusión internacional del cajón peruano se debió a su adopción por parte de Paco de Lucía para el flamenco en 1977 tras una gira por Latinoamérica.
    Sucedió que durante una gira de Paco de Lucía por Latinoamérica, llegó a manos del percusionista de la banda un cajón peruano en una fiesta organizada por el embajador español en Perú. Rubem Dantas lo incorporó a la música del sexteto del guitarrista que, como marcaba (y marca) la pauta, suponía incorporarlo directamente a la música del flamenco.

    Con la adopción del cajón peruano por parte de la comunidad de la música flamenca surgieron uno tras otro los percusionistas que encontraron en el nuevo instrumento la quintaesencia de la percusión dentro del flamenco contemporáneo.

    Veinticinco años después de que Paco de Lucía lo importara de Perú, el cajón ocupa ya un hueco irreemplazable en el flamenco. La clave de tan natural integración es que ''está a medio camino entre las palmas y el taconeo''. El instrumento se hizo a la música jonda al compás que marcó Rubem Dantas dentro del mítico sexteto. Al percusionista brasileño lo siguieron los músicos Antonio Carmona, José Antonio Galicia, Manuel Soler, Tino di Geraldo y Ramón Porrina. Y, poco a poco, se va afianzando una ''segunda generación'' de cajoneros en la que destacan nombres como Piraña, Bandolero, Chaboli, Antonio Coronel, Cepillo, Guillermo McGill... Golpe a golpe, va limando los criticados excesos, encontrando su equilibrio y dirigiéndose a convertirse en la cuarta modalidad del flamenco.

    La frase "cajón flamenco" se acuñó entonces a partir de la generalización del uso del cajón peruano dentro del flamenco, generalización que lo expuso a experimentar variaciones en su construcción. Quienes emplean la frase sostienen que las variaciones contemporáneas al cajón peruano introducidas por el flamenco, como el uso de cuerdas en el interior y el modo de fijación de la tapa acústica a la estructura de la caja, son suficiente razón para merecer la denominación.
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.